English | Español

2017-02-06 | Los discos ópticos como medio para el almacenamiento de datos. La potencialidad del Blu-Ray

Durante los últimos años, con la generalización del almacenamiento masivo en discos duros (mecánicos y de estado sólido), memorias USB y la nube, parecía que los soportes ópticos habían quedado relegados a un papel marginal. A ello también contribuyó el tiempo que era necesario invertir para grabarlos, su capacidad limitada para los estándares de la segunda década del siglo XXI (700 MB en un CD y 4,7 GB en un DVD) y la descomposición de los compuestos orgánicos internos que salvaguardaban la información. En 2002 Sony y Panasonic lanzaron el Blu-Ray, un nuevo formato de disco que permitía albergar en origen 25 GB y que, a diferencia de los formatos preexistentes, mantenía los datos en una capa inorgánica más resistente al paso del tiempo y, especialmente, la luz. La llegada de esta nueva tecnología hizo que los pioneros en adoptarla tuviesen que hacer frente al coste de los discos y las grabadoras que, como sucede en estos casos, era muy elevado.

Desde entonces y por fortuna para el usuario medio, los precios han descendido considerablemente y ello ha permitido que el Blu-Ray pueda ser utilizado para el archivo de datos a largo plazo en hogares y empresas pequeñas. Con una búsqueda rápida en los principales distribuidores de electrónica se venden unidades de grabación por menos de 100 euros y discos por menos de 10, aunque esto depende de la capacidad. Esta última característica ha evolucionado también significativamente al aparecer nuevos formatos con más de una capa que puede guardar 50 (BD-R DL) o 100 GB (BDXL TL) (ciñéndose a los que pueden ser grabados por medios no profesionales), lo que en última instancia permite tener copias redundantes de grandes cantidades de datos por un precio razonable.

Cara grabable de un Blu-Ray

Los centros de datos parecen avalar la teoría de que el Blu-Ray puede ser un medio de almacenamiento factible para datos fríos (que no necesitan ser modificados frecuentemente como, por ejemplo, las fotografías). El mejor ejemplo en este sentido en Facebook, cuyos ingenieros han desarrollado unidades capaces de manejar 10.000 discos Blu-Rays de 100 GB cada uno, que elevaban la capacidad total a 1.000 TB, es decir, 1 Petabyte. El concepto ha sido interesante para Sony que ha comprado la idea para desarrollarla a gran escala bajo el nombre de "Everspan", prometiendo la conservación de datos durante 100 años. Panasonic ha seguido los pasos a la anterior con "Freeze-Ray".

Los usarios domésticos nos beneficiamos de estos avances a través de las redes sociales, también con la utilización de la nube, siendo Amazon Glacier, Google Nearline o Coldline los principales ejemplos. Obviamente, también podemos hacerlo sin intermediarios grabando nuestros propios Blu-Rays y conservándolos en condiciones ambientales normales. De este modo, si bien al recordar el pasado reciente de los discos ópticos al comienzo del artículo parecía que estos estaban abocados a desaparecer, su futuro se presenta en realidad prometedor, sirva como dato los dos gigantes japoneses mencionados anteriormente, han presentado un nuevo formato "Archival Disc" que dispone inicialmente de 300 GB de capacidad, con generaciones futuras de hasta 1 TB.

Curiosamente, aunque también preocupantemente, la preservación de los datos digitales no ha logrado superar la resistencia de métodos convencionales como el grabado en piedra. Esta comparación que puede resultar improcedente, aquiere toda la importancia cuando, por ejemplo, se desea conservar el conocimiento de la humanidad que ha generado más datos en los últimos tres lustros que en el resto de su historia. Dentro de ese conjunto ingente, es especialmente sensible la información sobre los residuos radioactivos que debería estar disponible durante generaciones para su tratamiento controlado.

A modo de conclusión, recomiendo ver el documental "¿El final de la memoria?", dónde se recogen algunos de los temas abordados en este artículo y se hace referencia a otros vinculados.

© 2015 - 2017, GISTools - info@gistools.es
Sigue a GISTools en Twitter